Técnicas de puntura

Para hacer el mínimo daño hay que punturar con decisión, con la mente enfocada en la intención. Y punturar rápido.

Hundimiento directo

Sujetar la parte inferior del mango de la aguja con el pulgar e índice y el dedo corazón apoyado en la parte superior del cuerpo. Apoyar la punta sobre el cuerpo del paciente y hundir.

Rotación

Sujetamos la aguja igual que en la anterior. Apoyamos la punta de la aguja sobre el cuerpo y mientras la hundimos rotamos la aguja en sentido horario.

Pinzar la piel

Indicado para zonas con poca carne, con hueso debajo (por ejemplo Yin Tang o 7 P. Con una mano pinzas la piel mientras con la otra punturas. La aguja entra oblicua.

Presión de la uña

Para puntos con poca carne y muy dolorosos, por ejemplo los puntos Jing. Con una mano clavas la uña cerca del punto que vas a punturar (para despistar). Cuando el paciente se queja, punturar rápido con la aguja.

Insertar con la ayuda de los dedos

Para agujas largas o cuando no tenemos suficiente fuerza. Sujetas la aguja normal, y con la otra mano sujetas la raíz de la aguja y la pones de pie. Con las dos manos introduces la aguja poco a poco hasta la profundidad adecuada.

Estirando la piel

Para zonas de piel flácida, ancianos, obesidad. Con una mano tensas la piel y con la otra punturas. No usar en pieles tensas porque al soltar puede torcer la aguja.

Accesorios

Autores

Últimos cambios: 30 Junio 2018