Ingesta excesiva

Comer demasiada cantidad de alimentos y a las horas inadecuadas (por ejemplo: por la noche, cuando no tenemos suficiente energía para transformar los alimentos en energía) sobrecarga el sistema digestivo y a largo plazo se debilita el Qi de Bazo y de Estómago. La capacidad de extraer nutrientes de los alimentos empeora y la vitalidad disminuye.

Demasiada comida en el estómago lo expande, y hace que cuando volvamos a comer no nos sintamos saciados hasta volver a comer en grandes cantidades, perpetuando el mal hábito. La acumulación de alimentos en el sistema digestivo genera calor. El calor en estómago tiene como síntoma el apetito excesivo.

Comer demasiado también sucede cuando no se come por hambre sino para paliar una insatisfacción emocional (aburrimiento, tristeza, carencias afectivas). Hay comidas que además generan adicción (dulces, azúcares, grasas).

Se come a horas inadecuadas a veces también por horarios de trabajo que hacen llegar tarde a casa.

El estómago demasiado lleno tarda más tiempo en hacer la digestión y esta se puede sentir incómoda: digestiones pesadas, hinchazón abdominal, somnolencia después de comer. Insomnio.

Este exceso de alimentos también sobrecargará los intestinos: estreñimiento, gases.

Es necesario desayunar bien por la mañana (Estómago y Bazo están en plenitud de energía de 7 a 11 de la mañana y con menos energía de las 19 a las 23h), comer cantidades adecuadas y tratar de cenar poca cantidad y temprano. Un cambio de hábitos así puede ser difícil al comienzo para algunos pero repercute en una mejor vitalidad.


Síndromes relacionados

Autores

Últimos cambios: 20 Septiembre 2018